in

MORENA y AMLO reflejo de los gobiernos conservadores

Sin duda que los mexicanos nos  ha tocado  vivir  momentos de cambio, de alegrías, tristezas y desilusiones, principalmente en esta última década,  ¿Por qué digo esto? porque la llegada de López Obrador, a la Presidencia de la República, abrió grandes expectativas de cambio, ya que por más de 6 décadas un sólo partido había ejercido el poder absoluto, me dirá usted señor lector que no son seis décadas, sino siete, pero hay que recordar que el partido acción nacional, ostentó el poder ejecutivo federal 12 años, con los Presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, gobernantes que no lograron un cambio significativo, ya que Vicente Fox; fue un Presidente de ocurrencias, con una esposa e hijos que se dedicaron al glamur y la buena vida, en tanto Felipe Calderón, enfrentó primero; no ser el elegido de su antecesor, lo que lo hizo pactar con personajes del viejo régimen para poder ganar, y un ejemplo claro fue su alianza con la líder  magisterial Elba Esther Gordillo y con varios personajes que le acotaron su poder, pero sin duda, su gran error fue enfrentar al poder del  narco y la delincuencia organizada, sin antes tener una estrategia clara que le permitiera ganar esa guerra, lo que originó miles de muertos, acción que le valió que la mayoría de mexicanos perdieran la confianza en los gobiernos emanados de Acción Nacional.

La llegada una vez más del PRI al poder, abrió una esperanza sólo que el Presidente: Enrique Peña Nieto, sólo fue creado mediante una figura de un hombre guapo y atractivo para miles y quizás millones de mexicanas, quienes lo veían como el prototipo de la belleza, pero el bonito  carecía de experiencia política, y de una preparación profesional sólida, de ahí que las decisiones eran por ocurrencia o  salían de los grupos que por décadas habían formado dinastías, como  el grupo Atlacomulco, el grupo Monterrey y los grupos empresariales quienes   tenían el poder del país, sólo que  las viejas prácticas de corrupción, nepotismo, compadrazgo y principalmente de enriquecimiento ilícito, hizo que la sociedad mexicana, buscara un nuevo líder gubernamental y ese fue Andrés Manuel López Obrador, un luchador social, que se formó en sus inicios de político en el PRI, donde fue líder estatal en su estado natal Tabasco, pero que al no darle el poder, se formó del lado de los grupos que dejaron al PRI, para formar el PRD, comandado por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, los verdaderos artífices  de la derrota Priista, ya que si bien, López Obrador , ganó la presidencia, quienes realmente le dieron poder fueron Cárdenas y Muñoz Ledo, dos tecnócratas, que sumaron a grandes líderes de la izquierda mexicana y apoyaron, el discurso de un hombre que supo aprovechar muy bien todos los errores de los que el hoy llama tecnócratas.

Sin duda que la llegada del Tabasqueño a la Presidencia  fue contundente, más de 30 millones de mexicanos le dieron su confianza y las expectativas eran muy grandes, tan fue así, que desde el momento que ganó,  el Presidente Peña Nieto, le dio el poder para que antes de asumir la Presidencia ya tomaba decisiones, lo que hizo que millones de mexicanos vieran en López Obrador, como un caudillo, un líder,  que realmente  iba a cambiar el régimen político viejo, y si lo cambió con decisiones que al principio fueron aplaudidas como la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la venta del avión presidencial, y el no habitar la residencia oficial de “Los Pinos”, con lo que subieron sus bonos de simpatía y aceptación,  pero empezó a construir sus grandes obras emblemáticas, pero sin proyectos viables, y lo peor sin calcular gastos y viabilidad, lo que ha hecho que el aeropuerto Felipe Ángeles sólo sea un elefante Blanco, la refinería y el tren Maya, no tengan para cuando terminarse, y menos saber si van hacer funcionales, tema aparte son programas sociales federales, que se han transformado en un clientelismo electoral,  pero que  conforme ha ido pasando el tiempo, las expectativas se han reducido, por un lado porque el gobierno ha tomado un papel paternalista, regalando dinero a través de los programas federales, a diestra y siniestra, y en muchos casos sin verificar si realmente los beneficiarios lo necesitan y si lo utilizan para lo que están destinados, principalmente en el caso de miles de jóvenes y mujeres que ya no les interesa trabajar, ya que bimestralmente reciben apoyos económicos, otro aspecto del fracaso han sido las políticas públicas sobre la seguridad, ya que el país está viviendo un baño de sangre, ya que diariamente nos enteramos cómo mueren compatriotas, ya sean asesinados, desaparecidos y ahora hasta los feminicidios son el pan de cada día, situación que no se explican los millones de mexicanos, ya que el Presidente ha empoderado al ejército, y  ha creado la guardia nacional con miles de efectivos, y los resultados en seguridad cada día son más alarmantes, según estudios hay más muertos en México, que en los países en guerra como Ucrania,  situación  que han creado una incertidumbre y que el pueblo vaya  perdiendo la confianza en el gobierno de AMLO, de ahí que millones de Mexicanos salieron a las calles sin acarreo ni amenazas  a manifestarse,  no solo en la capital del país, sino en la mayoría de estados del país  en contra de la iniciativa presidencial que pretende desaparecer al INE, situación que creó gran malestar en el Tabasqueño, quien convocó a sus seguidores a realizar una mega  marcha para mostrar musculo, un error garrafal ya que el presidente ha pregonado que respeta la libertad de expresión y manifestación, y que   respeta a los mexicanos que no comulgan con su forma de gobernar, pero la realidad es otra, no puede ser posible que en pleno siglo XXI, la arrogancia y el autoritarismo estén sobre una democracia, que parece sólo ser discurso populista.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Trabaja UATx en la perspectiva de género en el servicio docente

Obtiene Congreso 90 puntos en cumplimiento en transparencia y rendición de cuentas