in

Me enojaMe enoja TristeTriste JajajaJajaja Me encantaMe encanta Wow!Wow! WTFWTF

La delincuencia no respeta ni a los de su misma especie

Oiga Usted, no hay derecho: “No hay honor entre ladrones”. Cómo está la situación de la delincuencia en Tlaxcala que los criminales de “cuello blanco” están siendo víctimas del hampa. Se imagina amable lector, sí entre colegas se hacen eso, qué nos esperamos los ciudadanos de a pie.

Y no trato de justificar a nadie, pero a la pareja conformada por Carlos Domínguez Rugerio y Carlos Erasto Escobar Izquierdo, quién les manda a andar de ostentosos con los dividendos que obtuvieron de la pasada administración sarapera, publicando y platicando sus viajes a Europa, donde detallan, contrajeron nupcias; los múltiples negocios que tienen y los numerosos inmuebles que adquirieron y construyeron con las ganancias obtenidas de la hacienda pública municipal.

Entre ellas, una hermosa residencia de tres pisos en la avenida Arquitectos de Loma Bonita en la capital tlaxcalteca. Que, por cierto, está ubicada sobre la misma avenida a escasos 500 metros del minisúper, uno de los tantos nuevos negocios de la familia.

En una nota periodística, que posteriormente fue bajada del portal que la publicó en exclusiva, se daba cuenta de un asalto que sufrió la pareja mencionada en uno de sus domicilios, por un grupo de personas armadas, que luego de someterlos y amenazarlos, se llevaron un botín “millonario” en efectivo. Hechos que quedaron asentados en la Carpeta de Investigación C.I.U.I TLAX/T1/185/2021.

Híjole, esa familia que se sacó la lotería de 4 años 8 meses, ya empezó con los sustos y eso que la recién creada Unidad de Inteligencia Patrimonial y Económica del Estado, que tanto cacaraqueó la Gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros, no ha querido o no ha tenido la capacidad para darle seguimiento al tema de corrupción de los exalcaldes y exdiputados.

Quizás me adelante mucho, pero si las autoridades no hacen su trabajo y les hacen regresar todo el dinero obtenido en la administración de su hermano Héctor Domínguez Rugerio, posiblemente siga la delincuencia haciéndola de Chucho “El Roto”, aunque estos no repartan nada entre los pobres. De ahí que reza el dicho que ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón.

De una forma o de otra, creo que no van a disfrutar de lo mal habido. Tiempo al tiempo.

Por cierto, quedaron en tal indefensión, que la pareja optó por solicitar la asignación de un Asesor Jurídico pagado por el Estado. Lejos quedó la amistad y las promesas de sus amigos abogados, ya que decidieron no recurrir al exsubdirector del área jurídica del Ayuntamiento Diego Pulido, quien además de ser exministerio público, cuenta con el respaldo y la asesoría de su esposa, quien actualmente es Ministerio Público en funciones de la PGJE para que les diera la atención que merecen.

*****

En Chiautempan otro fiasco se avecina

Y ya que hablamos del hermoso municipio sarapero, permítame hacer una reflexión: ¿Qué pecado tan más grande cometió su población, que la divinidad no los deja de castigar?. Miren que salió Antonio Mendoza Romero, que los dejó prácticamente en la lona con un desfalco millonario al erario público; luego llegó “El Carnicero” Héctor Domínguez Rugerio que le heredó las arcas del Ayuntamiento vacías y un municipio en ruinas a Don Gustavo Jiménez Romero, que aseguran, ya mostró el cobre y sigue el mismo camino que sus antecesores.

Fuentes cercanas al Ayuntamiento, me indican que, ya hubo arreglo en lo obscurito entre el ex y el actual munícipe; de cuántos millones hablamos, todavía no se sabe, pero seguramente fueron varios, a tal grado, que desde las oficinas de la tesorería el personal de Héctor Domínguez Rugerio opera todo para salir bien librado de las comprobaciones y observaciones de las auditorías que dejó pendientes y las que están llegando tanto de la federación como del órgano de fiscalización del Estado.

Sí, así como lo leyó amable lector, Don Gus le ayuda en lo que más se puede al carnicero, sin mayor reparo. Les presta la oficina de tesorería a los empleados de Domínguez Rugerio, les da papelería y todas las facilidades que se les pueda brindar; todo es cantar y bailar entre el comerciante y el empresario. Al fin y al cabo, los dos son gentes de negocios. Los dos hablan con el mismo lenguaje matemático, todo se reduce a números, a porcentajes, a ganancias. No cabe duda, que la presidencia municipal es un buen negocio.

Así es, señoras y señores, Don Gus y Don Héctor cierran la sociedad con un apretón de manos y un guiño de ojos. Ahora son amigos y cómplices de éstos, y sólo Dios sabe, de cuántos otros negocios, presentes y futuros.

Por cierto, hago la pregunta abierta: ¿alguien me puede informar por qué Don Gustavo se dice empresario? Y es que ninguna de mis fuentes consultadas me logra dar razón; incluso hay quienes ante el cuestionamiento me reviran: ¿Empresario?, ¿De dónde sacas eso?, acá no se le conoce siquiera un taller de reparación de bicicletas. Y sueltan la risotada.

*****

Dos Reyes, un trono

Dos voces con el mismo tono imperativo. Por un lado, el Presidente Municipal Constitucional Don Gustavo Jiménez Romero y por el otro, el hijo Juan Carlos, que no tiene el menor empacho en reclamar con ímpetu y autoridad el poder que el padre descansa en él, porque muy a su pesar, sabe que aunque ganó la batalla electoral, no tiene la fuerza para dirigir la administración.

Y las cosas se ponen mal, cuando los dos personajes están ansiosos de que se les reconozca su poder y dan órdenes encontradas, lo que provoca risas y molestias entre funcionarios y empleados, y en otras ocasiones zozobra porque está el trabajo de por medio. Se imagina tratar de agradar y obedecer los designios de dos presidentes de facto en una misma administración, con un choque cultural tan marcado.

Todos están al tanto de lo que acontece y hasta hoy, no han encontrado oposición por parte del cabildo, pero más pronto que tarde acabará la luna de miel, por muchas razones, entre ellas, por la actitud de los nuevos funcionarios que, amparados por cualquiera de los dos presidentes municipales, tratan a los Regidores como empleados, y a los que sí son empleados, como a peones de hacienda.

Qué no me cree, pues déjeme decirle que corre ya, la tercera quincena y no hay fecha para que les paguen por sus servicios a directores y al personal de confianza. Lo que sí ya les hicieron saber y de mal modo, es que no será el sueldo pactado, ni con el padre, ni con el hijo.

Personal de despachos privados, a los que han subrogado las actividades de la Dirección Jurídica y de Recursos Humanos, han solicitado la presencia de los empleados de confianza para hacerlos firmar sus respectivos contratos sin la posibilidad de que los interesados puedan leer a qué condiciones se sujetan; del salario, ya les comentaron, y no es lo acordado, es muchísimo menos y con la sorpresa de que la fecha de inicio es a partir del 1 de octubre; ósea, ya se los bailaron con su sueldo del primer mes. Y como siempre, con la consigna: es lo que hay y si no te parece pues búscale en otra parte.

Y sin más que decir, algunos, como el primer Director de Obras Públicas, nombrado al inicio de la administración prefirió renunciar a su nombramiento, antes que salir más que embarrado con todas las tropelías que intentan hacer con la inversión pública los dos alcaldes en funciones. Pero no se preocupe, que ya llegó otro que sí va a firmar todo lo que le pasen y sin revisar.

Qué le parece. En las administraciones de Morena, sí se miente, sí se roba y sí se traiciona. ¿O sólo soy yo, quién tiene esa falsa percepción?.

*****

Le recuerdo amable lector que pongo a su disposición el correo electrónico entercerainstancia@gmail.com para recibir sus denuncias, quejas, dudas, sugerencias y comentarios. Hasta la próxima…

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Registra Sesa 36 casos positivos de covid-19 en Tlaxcala

Chávez de la Rosa arrebata pantallas de trabajadores para fortalecer sus aspiraciones en el SNTE